Artículos de opinión

Las agencias de calificación muestran la recuperación y... los riesgos

Daniel Lacalle
El Confidencial , 24 de mayo de 2014

“We went down to hear the band begin, I blinked once and she was gone” Steve Forbert.

Muchos en el mercado esperaban que Standard & Poor’s reconociera lo que ven los inversores y se refleja en la caída de las primas de riesgo desde hace meses. Esa expectativa se ha confirmado el viernes, con una mejora de calificación de España de un escalón, de BBB- a BBB con perspectiva estable. Lo mismo ocurría con la nota de Grecia de la agencia Fitch. Tarde, para variar. Igual que tardaron en reconocer el deterioro de las cuentas públicas en 2009-2010. Yo siempre digo que una agencia de calificación es como una entidad que cobra a Paul McCartney y Yoko Ono por decirle que los Beatles se separan. 

Lo importante del informe es el reflejo de una recuperación lenta y frágil, en la que se dan riesgos importantes. Pero igual que con los informes de analistas de renta variable, lo que menos importa es la recomendación. Lo que merece la pena detallar es lo que se dice en las páginas interiores, el análisis.

¿Se acuerdan cuando ciertos medios acusaban a las agencias de calificación de atacar a Europa defendiendo oscuros intereses anglosajones buscando menoscabar nuestra gloria cañí? Como con los especuladores que atacaban a nuestras empresas y tantos otros mitos de resaca post-burbuja, se han desvanecido, afortunadamente. Lo explicaba en 2011 en mi artículo ¿Existe un ataque contra Europa de las agencias de calificación?. Ni atacaban antes ni regalan nada ahora.

Sus calificaciones no son infalibles ni sus previsiones mágicas. Los analistas, sean de una agencia de calificación o de un banco, no son magos con bola de cristal, ni certeros al 100%. Pero lo que escriben y analizan es de enorme valor. Sobre todo atender a los riesgos en esta época de euforia.

Muchos lectores, con razón, se preguntan: ¿Por qué mejoran la calificación si la deuda ha aumentado? ¿Cómo pueden mejorar Grecia y España con el paro que hay?

Las razones son varias:
-Mejora de las perspectivas de crecimiento y competitividad. Muy importante la competitividad, que siempre ignoramos. El mayor incremento de competitividad de la Eurozona desde 2009, solo comparable a Irlanda o Grecia. Standard & Poor’s se suma a Moody’s, Fitch y 27 bancos de inversión en tener que revisar al alza sus previsiones de crecimiento real de la economía española más de un 33% (de +1,2% a +1,6%).
-Mejora en el empleo reflejada en las cifras de afiliación a la Seguridad Social. 200.000 afiliados más, algo que comentábamos aquí. Si, a pesar del alto paro, es un indicador muy importante.
-Crecimiento de las exportaciones y de su cuota global. Mientras en nuestro país nos dedicamos a buscar cualquier cifra para negar el crecimiento de las exportaciones, es importante resaltar la mejora con respecto a nuestros principales competidores. En Reino Unido, las exportaciones caen un 5,8%, en Francia, un 1,1%, en España crecen un 3,2%.
-Baja inflación. Muy importante este punto. Standard & Poor’s reconoce que existe baja inflación, no deflación, por exceso de capacidad, como repito una y otra vez (El cuento de la deflación).
-Mejora de la balanza comercial –diferencia entre exportaciones e importaciones-, esa que siempre olvidan los defensores de la época del estímulo y la chequera en blanco, cuando el déficit comercial llegó a ser de 94.000 millones de euros.

Una economía más abierta, donde el sector exportador es ya un 34% del Producto Interior Bruto (PIB), un ajuste externo de más del 10% del PIB, y reducir la deuda neta externa a 2,8 veces ingresos por cuenta corriente, comparado con 3,8 veces en 2009, son las claves de la mejora de calificación, según S&P.

Tanto en el caso español como el griego, la mejora viene por la revisión al alza de las expectativas de crecimiento y la corrección de desequilibrios estructurales –competitividad y balanza comercial en particular-. Olvidar estos desequilibrios es lo que siempre nos lleva a repetir los errores del  2009 y volver a caer en la trampa de “estimular la demanda agregada”. Y vuelta a empezar.

Los riesgos que no debemos olvidar son:

-La deuda privada se ha reducido en un 25% del PIB , pero la deuda pública se ha disparado un 30%, según el informe de S&P. Es decir, la deuda total sigue sin reducirse lo suficiente. Standard & Poor’s resalta que entre 1999 y 2013 la deuda total del sistema se ha duplicado. Y no, la deuda pública no aumenta por los rescates bancarios. El déficit acumulado entre 2008 y 2013 supera los 450.000 millones de euros. Las ayudas a las cajas (todas públicas y rescatadas, 64.262 millones) no explican ni siquiera una fracción de ese déficit.

-El crecimiento del 7% de las importaciones ya ha llevado a la balanza comercial a territorio negativo, aunque moderado.

-Standard & Poor’s alerta de que sin mayores recortes es difícil conseguir los objetivos de déficit, y le preocupa, con razón, que las elecciones de 2015 y un entorno de crédito favorable con deuda barata lleven a aumentar el déficit y entorpecer el crecimiento. Un miedo a caer en la autocomplacencia, o peor, el populismo y la chequera en blanco, que comparten muchos inversores.

De hecho, Standard & Poor’s avisa, y lo hace con mucha antelación, de la posibilidad de una bajada de calificación si:

-La deuda publica supera el 100% del PIB
-El pago de intereses supera el 10% de los ingresos públicos
-El balance por cuenta corriente vuelve a debilitarse de manera agresiva

Todos los partidos que piden más gasto público deben recordar estos tres riesgos –todos- para 2016.

No lo olvidemos. Las soluciones mágicas de sacar la chequera en blanco que algunos prometen irresponsablemente nos llevan de nuevo a la debacle de 2009. Luego nos quejaremos de que nos atacan o sube la prima de riesgo.

Competitividad, control exhaustivo de cuentas públicas y una balanza comercial equilibrada, ésa es la única manera en la que se recuperará la economía europea. El crecimiento no está asegurado.

Una mejora de calificación es una buena noticia, aunque llegue tarde, pero no es una justificación para el fin de las reformas. Es una apuesta a que seguirán implementándose. Hay que cortar gasto inútil y dejar que los sectores pujantes, las familias y empresas, sigan haciéndolo como lo están haciendo: admirablemente. 

Daniel Lacalle es Jefe de Estrategia del Think Tank Civismo

Ver online

Los analistas, sean de una agencia de calificación o de un banco, no son magos con bola de cristal pero lo que escriben y analizan es de enorme valor

Descargar PDF Imprimir

Escriba un comentario

Todos los campos son obligatorios.

Boletín

Entérate de nuestras novedades

Hazte socio

¿Te gusta nuestro trabajo? ¡Apoya la causa de la libertad!

Enero 2019

LMMJVSD
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

< Diciembre | Febrero >